Historia del agua y mitos del ciclo hidrológico | Estudios de Aguas Hidrogeocorp

Historia del agua y mitos del ciclo hidrológico

10:56:00



Historia del agua


Para comenzar debemos decir que la hidrología es la rama de la geografía física que trata del origen, distribución y propiedades de las aguas terrestres.

la historia del agua nos dice que la ingeniería hidrológica comprende aquellos sectores de amplio campo de la hidrología concernientes al diseño y función de los proyectos de hidrología para el control y uso del agua. Una vez definido la diferencia podemos acotar que los límites entre la hidrología y las demás ciencias terrestres, como la meteorología, oceanografía y geología, son confusos y no tiene objeto intentar definirlos rígidamente, es decir varias ramas pueden coincidir sin necesidad de estar rigurosamente definidas.

En realidad, en cuanto a historia del agua, el ingeniero debe muchos de sus actuales conocimientos de hidrología a los agrónomos, meteorólogos, geólogos y otros especialistas de diversos campos, así que no hay que preocuparse quien fue primero sino indagar más en el asunto de cómo es la historia y mitos del ciclo hidrológico, esto nos garantiza un conocimiento amplio en el área.

Para ampliar estos temas hablaremos del ciclo hidrológico que no es más que un buen punto de partida, útil e incluso académico para empezar el estudio de la hidrología.

Podemos decir que dicho ciclo se hace visible empezando con la evaporación del agua de los océanos, el vapor resultante es transportado por las masas de aire en movimiento. En determinadas condiciones el vapor se condensa formando nubes que, a su vez, pueden ocasionar precipitaciones.
La precipitación que cae sobre el terreno se dispersa de varios modos. La mayor parte es retenida temporalmente en el suelo en las proximidades al lugar de caída, y finalmente, de vuelta a la atmósfera por evaporación y por transpiración de las plantas.

Parte del agua se abre camino por la superficie hasta los cauces de los arroyos y ríos, mientras que otra parte penetra más en el terreno para formar parte de la reserva de agua subterránea. según ha demostrado la historia del agua.

Debido a la gravedad, tanto las aguas superficiales como las subterráneas descienden hacia la cotas más bajas y eventualmente pueden verter en el océano, no obstante, cantidades importantes de aguas superficiales  y subterráneas retornan a la atmósfera por evaporación y transpiración antes de llegar a los océanos.

Por ejemplo,  parte del agua que va a las corrientes superficiales puede filtrarse hasta el agua subterránea, y, en otros casos,  por el contrario, el agua subterránea da origen a corrientes superficiales, parte de la precipitación puede quedar sobre el terreno como nieve durante muchos meses antes de que la fusión libere el agua a los arroyos o a las aguas subterráneas.


Historia del agua


El ciclo hidrológico es un medio apropiado para delimitar, aproximadamente,  el campo de la hidrología como la parte comprendida entre la precipitación sobre el terreno y el retorno de dicha agua a la atmósfera o al océano.

En la historia del agua el ciclo hidrológico sirve también para hacer resaltar las fases básicas de interés para el hidrólogo: precipitación, evaporación, transpiración,  corriente superficial y agua subterránea

Dichas fases son objeto de discusión mucho más detallada en otro artículo. Si la discusión del ciclo hidrológico diera la impresión de un mecanismo continuo en el que el agua se desliza continuamente a velocidad constante, tal impresión debe desecharse enseguida.

El movimiento del agua a través de las diversas fases del ciclo es,  principalmente, irregular, tanto en tiempo como en lugar.


A veces la naturaleza parece trabajar horas extras para proporcionar las lluvias torrenciales que cargan las capacidades de los cauces al máximo, en otras ocasiones parece que la maquinaria del ciclo se ha parado en absoluto y,  con ella, la precipitación y las corrientes.

En zonas adyacentes las variaciones del ciclo pueden ser totalmente diferentes. según hallazgos  a lo largo de la historia del agua. 

Son, precisamente, esos casos extremos de inundación y sequía los que frecuentemente presentan mayor interés al ingeniero hidrólogo,  pues muchos de sus proyectos de la hidrología están diseñados para proteger los efectos perjudiciales de los casos extremos, cuyas causas se encuentran en la meteorología y deben ser conocidas someramente,  al menos, por el hidrólogo.

Hablaremos ahora un poco de historia del agua,  sobre el primer proyecto hidráulico que se ha perdido en las nieblas de la prehistoria.

Quizás algún hombre de la prehistoria descubrió que un montón de rocas en una corriente, elevaría el nivel de agua lo suficiente para inundar la tierra que mantenía a sus plantas silvestres alimenticias, regándola así durante una sequía.
Cualquiera que sea la prehistoria de la hidráulica, existe evidencia abundante que nos indica que los constructores entendían un poco de hidrología, los proyectos de regadío abandonados en todo el mundo incluidas las obras de los indios en el  sudoeste de Estados Unidos hacia finales del siglo XI, son evidencia de desarrollos inadecuados para sostener una civilización permanente.

Entre los mitos  sobre el ciclo hidrológico se decía que: los antiguos escritores griegos y romanos indican que esos pueblos aceptaban los océanos como origen primario de todas las aguas,  pero no llegaron a comprender la compensación de la precipitación o las corrientes excesivas.

Una de las ideas típicas de aquella época era que el agua del mar avanzaba subterráneamente hasta la base de las montañas. Allí,  por destilación natural, el agua perdía la sal y el vapor ascendía por conductos hasta las cimas donde se condensaba y se originaban los manantiales.
Por otra parte Leonardo da Vinci (1500 d. de J.C) parece que fue uno de los primeros en reconocer el ciclo hidrológico como nosotros lo aceptamos hoy día;  pero el francés Perrault fue el que dejó la primera prueba documental hacia el 1650. Empleando instrumentos toscos midió la corriente del Sena y observó que era sólo la sexta parte de la precipitación.

Así al 1700 el astrónomo inglés Halley  confirmó que la evaporación oceánica era una fuente adecuada de humedad para la precipitación. Igualmente se sabe que la precipitación se midió  en la India en el siglo IV a. de J. C., Pero los métodos satisfactorios para medir las corrientes se desarrollaron mucho más tarde.

Frontinus,  comisario del agua de Roma en el año 97 d. de J.C.,  basaba la estimación de la corriente en el área de la sección transversal solamente,  sin tener en cuenta la velocidad. En Estados Unidos, la medición de la precipitación comenzó bajo la dirección del jefe de sanidad militar en 1819, luego por el cuerpo de transmisiones (Signal  Corps) en 1870 pasando por último al U. S. Weather Bureau (oficina meteorológica en el Ministerio de Agricultura de Washington) en 1891.

No es, por tanto,  de que se hicieran tan escasos trabajos cuantitativos en hidrología antes de principios del siglo XX,  en que hombres como Horton, Mead y Sherman empezaron a explorar el terreno, la gran actividad desarrollada en el control de inundaciones,  regadío, conservación del suelo vegetal, y otros campos relacionados con ella, que empezó hacia 1930.

Es por esta razón que se dio el primer impulso real de la investigación organizada en hidrología,  al hacerse evidente la necesidad de datos más precisos.

A  través de la historia del agua la mayoría de los conceptos de hidrología actuales datan  del año 1930. La hidrología es, por consiguiente, una ciencia joven, con muchos problemas importantes sólo imperfectamente comprendidos y mucha investigación por realizar en el futuro.

Si desea ver mas artículos relacionados con el tema le dejamos nuestra recomendacion. 



PARA QUÉ SIRVEN LOS VIDEO A POZOS DE AGUA PROFUNDO


Historia y mitos del ciclo hidrológico, en conmemoración del Día Mundial del Agua.
www.hidrogeo.com.ve


Tambien te puede interesar

0 comentarios

Conócenos



Antes de comprar una "Bomba de Agua" hay que elaborar un estudio previo.
En Hidrogeocorp realizamos los estudios para exploración de agua subterránea con un nivel de confiabilidad del 98%.
Llama ahora para más información
☎: 58 (251) 416-6282

Síguenos en Twitter

Contáctanos

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *